Ray Tico
09/11/2016

Ramón Jacinto Herrera Córdoba (nació un 8 de noviembre de 1928, en Puerto Limón y falleció un 15 de agosto del 2007, en San José) fue un compositor, guitarrista y vocalista costarricense, conocido mundialmente como Ray Tico.

Desde su niñez Ramón Jacinto inició un romance con la música. Primero tocando maracas y cantándole a los turistas hasta que, una vez hechizado por la guitarra; la fiel e inseparable compañera hasta el último aliento; compuso sus propias canciones.

 

Persistencia.

 

Con tan solo 12 años (1940) Ramón Jacinto  compuso su primera canción: “Anoche en el Jardín”.

 

En 1942, con 14 años, se trasladó a San José y participó en muchos programas radiofónicos frecuentando lugares donde se concentraban los artistas nacionales y bohemios de aquella época (Teatro Latino).

 

Después, emprendió una travesía hacia el Puerto de Buenaventura, en Colombia, luego pasó por Cali, Medellín, Bogotá y Barranquilla y culminó en Caracas, Venezuela. Corría el año de 1950 y cuando regresó a Costa Rica con vasta espuela y un nombre artístico, sello inequívoco de un talento natural, “Ray Tico”.

 

En 1953 vuelve a realizar otra gira, esta vez por Centroamérica y que le llevaría a visitar Cuba, tierra de la cual quedo absolutamente “flechado”, donde compartió con Olga Guillot, Beny Moré, Rolando Lasarie, René Cabel, La Sonora Matancera, María Victoria, Pedro Vargas y Pedro Infante, entre otros. Definitivamente, la isla enamoró a Ray Tico.

 

Los Maestro: Ray Tico (izquierda) y Mario Chacón (derecha), ambos q.d.D.g.

 

Aventurero y romántico.

 

Ray Tico se volvió un músico errante, de gran riqueza rítmica e innumerables canciones - muchas de las cuales no se tiene registro sonoro -  interpretadas en diversos idiomas a públicos muy dispares: desde de clientes de bares hasta ex presidentes como Lyndon B. Johnson o Anastacio Somoza y al rey Leopoldo de Bélgica.

 

México, Hollywood y Nueva York fueron lugares que atestiguaron la calidad de Ray Tico. Su presencia artística, el carisma y entrega en cada presentación, no pasaban desapercibida ante la mirada de las damas… así que conquistó y rompió más de un corazón.

 

Los Maestros: Ray Tico (izquierda) y Lencho Salazar (derecha).

 

Canciones desconocidas.

 

La capacidad de composición de Ray Tico fue sobresaliente porque adoptó para sí muchos ritmos latinoamericanos en su ejecución. Un estilo que no pasó desapercibido ya que entre otros grandes artistas el trío Los Panchos grabó la canción, en la voz del puertorriqueño Julito Rodríguez, “Dueña Mía” hecho comprobado en las memorias: “El trío Los Panchos. Historia y crónica” (2004) escrito por Pablo Marcial Ortiz Ramos.

 

De su autoría.

 

Las obras debidamente identificadas con Ray Tico por mencionar: “Dominicana”, “¿Saben de dónde vengo yo?”, “No me dejes”, “Delirio”, “Solo para recordar”, “Bésame amor”, “Niña”, “Donde quiera que tú estés” y:

 

“Dialoguemos”:

 

 

“Me quedo callado”:

 

 

Una guitarra de colección.

 

Durante sus múltiples presentaciones tanto a nivel nacional como internacional, Ray Tico fue atesorando en su guitarra el autógrafo de muchas personas: del ex presidente Dwight Eisenhower, del guitarrista español Andrés Segovia o del torero español Manolete, etc. Esta singular colección de firmas fue registrada en el diario venezolano Últimas Noticias, del 18 de abril de 1949.

 

En la actualidad, esa valiosa guitarra la conserva el cantante nacional Ricardo Padilla.

 

Reconocimiento.

 

El sentimiento y emociones del pueblo cubano expresadas en canciones se conoció a nivel internacional como: “Filin” y Ray Tico fue un exponente de esa tendencia.

 

Gran cantidad de intérpretes: Olga Guillot, Alberto Beltrán, Marco Antonio Muñiz, Nat King Cole, Bebo Valdés, Paquito D’Rivera, el Trío Los Ases, y muchos más difundieron sus canciones por el mundo.

 

En una visita suya a Cuba surgió: “Romance en la Habana”, tema tan emblemático para los isleños que lo adoptaron como el segundo himno cubano.

 

“Romance en la Habana”:

 

 

Debido a esta canción: “Romance en la Habana”, la comunidad cubana residente en Miami, Florida, Estados Unidos bautizó una calle con su nombre, y además, el 13 de abril de cada año se declaró en esa misma ciudad, el día de Ray Tico.

 

La canción más emblemática en la carrera de Ray Tico fue: “Eso es imposible” escrita en 1956 (y a modo de ejemplo, le presentamos esta versión de Marco Antonio Muñiz junto al Maestro Ray Tico, en el programa de televisión: "Las Estrellas se reúnen"):

 


Ray Tico, cuyos restos fueron incinerados y sus cenizas rociadas en playa Los Baños, Limón, según su deseo, amó el bolero y fue un eterno enamorado de la guitarra. Se caracterizó por su particular honestidad y carisma como intérprete y podrán pasar los años más su recuerdo permanecerá por siempre gracias a sus himnos musicales.

 

Radio ACAM

Derechos Reservados 2016 © ACAM Costa Rica • Diseño y programación:Tormenta Cerebral • © Nimbus 1.0