“Sufrimos la falta de divulgación en las radios”
23/08/2016

El cuarto Festival de Calypso 2016 (dedicado al Maestro WalterMr GavittFerguson) efectuado en playa Cahuita, de Limón, tuvo como invitado especial, al Calipsonian trinitario Devon Seale.

Seale (recién coronado Monarca del Calypso 2016, en Trinidad y Tobago) compartió una charla con Sergio Dávila, Manuel Monestel, y Alberto Zúñiga (en las instalaciones de ACAM) donde desarrollaron varios temas relacionados con el género musical.

 

El Calypso trinitario.

 

Para entrar en contexto, el Calypso es la música nacional de Trinidad y Tobago, y llegó al país caribeño mediante la migración forzada de esclavos africanos (quienes principalmente fueron utilizados para trabajar en las plantaciones de caña).

 

 

Aquellos esclavos sobre una misma melodía improvisaban las letras, y mediante la sátira, recreaban su realidad (por medio de créole francés) para que sus dueños no entendieran lo que ellos narraban. Francia tuvo control sobre la isla hasta el siglo XVIII. Por tanto, el Calypso fungió como  válvula de escape ante la opresión colonial, la esclavitud y la represión.

 

“Para ser un buen calypsonian hay que utilizar el sarcasmo de una manera muy fina. Desde los orígenes del Calypso trinitario, disfrutamos del ritmo y a su vez, aprendimos a criticar el panorama social imperante, en materia económica, política, y de salud por medio de improvisaciones irónicas. La repetición de esas improvisaciones crearon las bases de Calypso” comentó Seale.

 

Para preservar esas costumbres de una cultura que fue evolucionando, muchos años después, surgió el carnaval de Trinidad y Tobago, y posteriormente, en 1939, se originó la primera competencia del Monarca del Calypso (en aquel año, sólo participaron hombres). El coronado Rey adquiríó un prestigio enorme en el país.

 

“Ahora se respeta mucho la visión del calypsonian sobre la sociedad. Existe la creencia (no comprobada) que una elección presidencial puede ser decidida por el uso adecuado del Calypso en su campaña. Pero, en la actualidad, sufrimos la falta de divulgación en las radios. Solo un 5% de la programación radial corresponde al Calypso), argumentó Devon.

 

Esta realidad es similar a la que se enfrentan los compositores costarricenses para que sus obras sean reproducidas en las radioemisoras nacionales.

 

Un hobby o una profesión.

 

En Trinidad y Tobago muchos calipsonians deben costear sus propias producciones discográficas, a menos, que una empresa deseé patrocinar su obra. Las donaciones de la empresa privada están contempladas mediante leyes (dispuestas para tal fin).

 

 

Para escoger al Monarca del Calypso, en el presente año, participaron unos 350 calipsonians (hombres y mujeres) y el proceso se fue depurando hasta quedar en unos 40 para la semifinal (efectuada en enero) y para la final se presentaron 12 cantantes (ante unas 25,000 personas) en el Carnaval (que se desarrolló en febrero).

 

Seale participó en este certamen interpretando las canciones: “Respect God’s Voice” y “Spirit of Carnival”. La segunda posición la ocupó: Helon Francis, y el tercer lugar fue para Roderick "Chuck" Gordon.

 

Devon Seale participando en la final del Calypso Monarch 2016 (foto cortesía de la página de Facebook de TUCO). 

 

Devon Seale (es flautista, violinista, y pianista) fue electo Rey, y recibió un premio (patrocinado por el gobierno y la banca) de un millón de dólares trinitarios (equivalente a unos $300,000), y le permitirá presentarse en The Notting Hill Carnival (Reino Unido).

 

Si desea conocer más detalles de esta conversación, lea la segunda parte, el próximo jueves (25 de agosto).

 

Radio ACAM

Derechos Reservados 2016 © ACAM Costa Rica • Diseño y programación:Tormenta Cerebral • © Nimbus 1.0